Clueless: ¿Fuera de la onda de los adolescentes de los 90?

Era 1995 cuando se estrenó una de las películas para adolescentes más famosas de toda la década: Clueless protagonizada por la famosa Alicia Silverstone, icono de los 90. En España nos la dieron a conocer como Fuera de onda, otro buen ejemplo de una “traducción” dudosa de un título cinematográfico, ya que “clueless” es una expresión equivalente a “estar en las nubes” que define mejor el estado mental de la protagonista. Cher para nada estaba “fuera de onda”, al contrario, era la chica más popular del instituto, pero por el contrario sí que estaba un poco en las nubes con respecto a lo que pasaba a su alrededor. Y debía de estarlo, ya que la película es una adaptación moderna de la novela de Jane Austen Emmala cual está totalmente perdida en lo de captar los gustos y deseos de los que están a su alrededor.

emma clueless

Cher es una “niña pija/tonta” de Beverly Hills cuyo vocabulario la define perfectamente. Es un slang propio de una chica de su estatus social. La película está repleta de palabras propias de los adolescentes americanos de los 90, e incluso muchas de ellas se popularizaron tras su estreno. Siempre que hay slang de por medio el trabajo del traductor se dificulta si cabe más, y esta película no es la excepción, sino todo lo contrario, está plagada de palabras y expresiones difíciles de adaptar al castellano donde el traductor tiene que dar un poco de rienda suelta a su creatividad.

La expresión que más caló en los teenagers  americanos fue el famoso “As if!” de Cher que usa constantemente y que en el doblaje al español tradujeron en cada ocasión de forma diferente dependiendo del contexto (“qué asco”, “mentira”, “¿yo?”). Lo que creo que le hace perder a Cher una parte muy característica de sí misma: de donde viene, su forma de hablar y por lo tanto, su forma de pensar y de ver el mundo.

Una posible traducción sería nuestro famoso “¡ni de coña!” que expresa bastante bien lo que quiere decir la expresión, pero esa traducción es demasiado larga y daría problemas a la hora de ajustar el doblaje. Otra opción más acertada podría ser “¡Venga ya!” , pero en mi opinión creo que la que mejor encajaría sería un simple “¡Sí claro!” (siempre con tono irónico) que transmite lo que Cher quiere expresar, se amolda a cualquier contexto y sobre todo se mantiene la repetición tan importante para la caracterización del personaje.

Pero esa no es la única expresión que pudo dar problemas a la hora de traducir el guión. El siguiente ejemplo no supondría ningún problema hoy en día pero en los 90 sí lo fue. Los adolescentes de esa época (especialmente las niñas pijas) usaban el famoso “Hello?” para denotar sorpresa y disconformidad . Hace unos años que en España también se puso de moda decir “¿Hola?” con la misma intención expresiva, pero en los 90 todavía no había llegado a este lado del charco, así que lo tradujeron de la forma que pudieron, con un “¿disculpa?” y en algunas ocasiones directamente omitieron la expresión.

En una secuencia uno de los personajes le pregunta a su novia si ha estado “jeepin’” haciendo referencia a mantener relaciones sexuales en un coche (por la marca Jeep), una traducción literal no se hubiese entendido en España, e intentar hacer también un juego de palabras para mantener la originalidad de la expresión y que fuese una referencia cultural española quedaría bastante cutre, imaginaos “simcamando”(por la famosa canción de Los Inhumanos) demasiado extremo, así que optaron por traducirlo directamente como “follar”.

Otro problema de traducción debido a las diferencias culturales es la forma que usan Cher y su mejor amiga para decir que una mujer es muy atractiva: ser una Betty (muy similar a “beauty” belleza), en referencia a Betty Grable, famosa actriz norteamericana de la época dorada de Hollywood. Intentar cambiarlo por otra actriz más conocida para el público adolescente de los 90 podría haber sido una opción, pero no se complicaron y eliminaron la referencia cultura traduciéndolo directamente como “belleza”. Se ahorraron un problema en encontrar una equivalencia que quedase bien y que todos los espectadores entendiesen pero a la vez la expresión perdió toda su gracia al eliminarse la referencia y una vez más, se pierde parte de la forma de ver el mundo de Cher.

Como último ejemplo curioso, en una escena en clase Cher se excusa por llegar tarde ya que tuvo que “surf the crimson wave“, literalmente: surfear la ola carmesí. Puede que ya os hayáis dado cuenta del “problema” que tuvo Cher, pero para ponérselo más fácil a la audiencia, en el doblaje Cher dice que llegó tarde a causa de “la marea roja”, que es como se conoce aquí, aunque en mi opinión la expresión original es mucho más poética.

En definitiva Clueless es un claro ejemplo de las dificultades que supone la traducción de un guión donde el 90% de los personajes son adolescentes pertenecientes a otro país y por lo tanto con diferentes referentes culturales y con su propio dialecto. A quién no la haya visto le recomiendo verla porque tiene un guión muy bien armado, y si has leído Emma se puede disfrutar el doble reconociendo poco a poco a los personajes de la novela y viendo las diferencias y similitudes de ese personaje femenino de la Inglaterra del siglo XIX ahora encarnado en una adolescente californiana de finales del siglo XX. Eso sí, no apta para puristas.

Anuncios