Nadsat: A Clockwork Language.

¿Qué pasaría si entramos a un bar con nuestros drugos y pedimos un vaso de leche con venloceta y dencromina? Efectivamente el camarero no entendería nada. No ocurre lo mismo en la vida del protagonista de la novela de  Anthony Burgess A Clockwork Orange (La Naranja Mecánica) y en su adaptación al cine por Stanley Kubrick.

Anthony Burgess entre otras muchas cosas además de escritor era lingüista, y al igual que otros autores decidió crear en este caso un lenguaje propio para sus personajes, un tipo de slang al que llamó nadsat. El nadsat consiste en palabras provenientes del ruso y que se han mezclado con el inglés, pero no con el inglés standard si no en concreto con un dialecto hablado en la parte Este de Londres, el Cockney Rhyming.

Burgess quiso hacer de ese dialecto el usado por los adolescentes de su novela, pretendía que la novela quedase fijada en una época concreta y para ello uso el nadsat. El propio nombre de dicho dialecto hace referencia a los adolescentes ya que nadsat en ruso es el equivalente al teen en inglés (teenager es adolescente, y los números del 13 al 19 terminan en teen, haciendo referencia al período de la adolescencia). Burgess usó todo tipo de recursos para crear las palabras de su dialecto: derivación, composición, acortó algunas formas ya existentes etc.

Por ejemplo, la palabra rusa  bábushka la transformó en  baboochka significando abuela o mujer mayor. Para cabeza usó la palabra rusa con ese significado, golová pero la modificó, como la palabra suena parecida a Gulliver decidió que está sería el equivalente a cabeza. Hubo algunas palabras préstamo que no modificó como devochka (chica) o droog (amigo). Así el autor creó cerca de 300 palabras que en el momento tuvieron cierto éxito entre los jóvenes ingleses.

naranja mecanica

Ahora bien, al traducir la novela y posteriormente la película el traductor se enfrentaba al problema de tener que adaptar las palabras nadsat para que fuesen de alguna forma más familiares al castellano, pero en la primera traducción al castellano el propio autor colaboró en la elaboración del glosario nadsat-español y fue él quien propuso la mayoría de las equivalencias, convirtiendo por ejemplo baboochka en bábuchca, guillever en guilvera o quijotera, devochka es débochca o droog es drugo, y así continúa; la mayoría de las palabras nadsat fueron modificadas en su versión española, tanto en la novela como en la película.

Arriba he dejado el inicio de la película doblada donde aparecen algunas palabras nadsat, en la versión doblada para América Latina hay algunas variaciones.

Sin duda que el propio autor participase en la adaptación del dialecto al español le quitó un gran peso de encima al traductor.

El Resplandor: Un doblaje de miedo.

En España al hablar de la famosa adaptación cinematográfica de El Resplandor de Stanley Kubrick es casi inevitable que nos venga a la mente su peculiar doblaje. Como sabrán los conocedores del trabajo del director norteamericano, él mismo era el quien seleccionaba al personal encargado del doblaje de sus películas, incluyendo al director de doblaje, los actores e incluso el traductor del guión.

Stanley Kubrick y Jack Nicholson durante el rodaje de El Resplandor

En concreto para El Resplandor el elegido para dirigir el doblaje fue nada más y nada menos que el cineasta Carlos Saura, de la traducción se encargó el también cineasta y escritor Vicente Molina Foix y las voces elegidas fueron las de Joaquín Hinojosa y Verónica Forqué. Está claro que la elección de Kubrick no era lo que la audiencia española esperaba y a lo que estaba acostumbrada. El director quería que las voces en español fuesen lo más parecidas a las originales, y en este sentido se puede decir que estuvo acertado, especialmente con la elección de Verónica Forqué; pero para la audiencia esto resultó algo contraproducente. Las voces del doblaje suenan tan reales como las de la versión original, no están niveladas y tienen un ritmo distinto al de los doblajes comunes. Esto no le gusto a los espectadores que acostumbrados a unos doblajes más  retocados rechazaron por completo este. Entonces se puede decir que el hecho de que no guste este doblaje va más allá de cómo actúan los actores de doblaje, podemos darnos cuenta de esto si nos fijamos en otros doblajes donde las actuaciones de los actores son malas pero las voces y los ritmos están nivelados, lo que hace que los espectadores no sientan esa “distancia” entre la película y ellos mismos, a pesar de las carencias interpretativas de los encargados de doblar la película. Todo es una cuestión de a lo que los espectadores estamos acostumbrados, y si se nos presenta algo distinto a lo normal lo rechazamos automáticamente.

Para Kubrick el doblaje al español de El Resplandor fue de su agrado ¿qué nos hace pensar eso? Simplemente que él (sin saber castellano) al escuchar las voces le resultaban lo más parecidas al la versión original, pero el hecho es que no estoy muy segura del éxito de las películas dobladas si siempre se buscasen voces lo más parecidas a la versión original y la mayor naturalidad y realidad posible, habría entonces muchísimos doblajes tachados con los mismos malos adjetivos que El Resplandor.

Para muchos esta película es el ejemplo número uno de un mal doblaje, en mi opinión es una afirmación demasiado extrema. Creo que es un doblaje demasiado real para el público, pero eso no lo hace el peor doblaje que se haya hecho en España, a mi parecer hay doblajes interpretativamente muchísimo peores o de voces que no encajan en absoluto. Pero esto como se dice siempre, es una cuestión de gustos…

Para terminar os dejo un fragmento de la versión original para que escuchéis vosotros mismos, comparéis y decidáis si Kubrick estuvo acertado con su decisión o no.

Canciones Disney: Un gran reto para el traductor.

                   Un cuento tan viejo como el tiempo                       

Tan cierto como pueda ser

Apenas amigos

Entonces alguien cede

Inesperadamente

Estoy segura de que estos versos no os suenan de nada, pero estos sí ¿verdad?

Se oye una canción que hace suspirar 

Y habla al corazón de una sensación 

Grande como el mar 

Efectivamente ambos corresponden al tema principal de la famosa película de Disney La Bella y la Bestia. La primera sería la traducción literal del comienzo de la canción,  pensaréis que no tiene nada que ver con la original. Ahora intentad cantar la letra traducida con la melodía de la canción. ¿Imposible verdad? Y es que traducir canciones al igual que traducir poesía es algo bastante complicado, es como hacer un puzzle donde tienes que ir encajando palabras dentro de una melodía y a la vez intentando que el mensaje original no sufra demasiados cambios, pero en algunos casos, como en este, eso es bastante difícil. Tanto que el mensaje tan directo de la canción que todos conocemos de que “la belleza está en el interior” no aparece en la canción original:

Cierto como el sol (Cierto como el sol)

saliendo por el este (Que nos da calor)

Un cuento tan viejo como el tiempo (No hay mayor verdad)

Una canción tan vieja como el ritmo (La belleza está)

Bella y Bestia (En el interior)

La versión traducida de alguna forma es más detallada y menos abstracta que la original.

Otra canción que todos conocemos: Quiero ser como tú de El Libro de la Selva también tuvo que sufrir algunos cambios en su versión al español (en este caso latino, ya sabéis que antes los dibujos no se doblaban al español de España). En la versión que todos conocemos el famoso primo Louie le pide insistentemente a Mowgli que le lleve el fuego que tanto le fascina, pero en la versión original, a pesar de que efectivamente el mono quiere saber el secreto del fuego no canta las famosa frase “Dímelo a mí, si el fuego aquí me lo traerías tú” sino que la traducción literal sería “Un simio como yo, puede aprender a ser humano también”.  Además, en la canción original el mono no llama a Mowlgi en ningún momento por su nombre como en la traducción (“A mi no me engañas Mowgli”), sino que se refiere a él como “mancub” (muchacho).

Y siguiendo con las películas de animales seguro que os acordáis de los famosa canción “Todos quieren ser un gato jazz” de Los Aristogatos. Pues bien, en la versión en inglés parece ser que no es que todos quieran ser un gato jazz, sino que todos quieren ser simplemente un gato: “Everybody, everybody, everybody wants to be a cat!” De hecho, la palabra “jazz” tan solo aparece una vez durante toda la canción…

Hay otras ocasiones donde las canciones se han prestado a una traducción más literal como es el ejemplo de “El Ciclo de la Vida” de El Rey León o “Colores en el Viento” de Pocahontas. Es cierto que algunas canciones cambian más de lo que al traductor le hubiese gustado pero como ya he dicho al principio, traducir una canción no es tarea fácil; y en las películas Disney que están dirigidas a un público infantil que en ocasiones todavía no saben leer, es imprescindible la traducción de las canciones que son tan importantes en estas películas.

Todos nosotros ya nos sabemos la versión española de las canciones y les tenemos un cariño especial por los recuerdos que nos traen, pero merece la pena escuchar las versiones originales que sin duda son increíbles.

disney