Slacker: Algunas palabras no son lo que parecen

A menos de dos semanas de que se celebre la ceremonia de los Óscar ya suena Boyhood como muy posible vencedora. Y es que en todos los premios cinematográficos que se concentran en esta época está siendo galardonada en varias categorías, especialmente en la de «mejor director/dirección». Richard Linklater se está llevando prácticamente todos los premios a los que está nominado. Pero si echamos la vista atrás y nos fijamos detenidamente en la filmografía del director nos damos cuenta de que no es un director de «un solo éxito». Richard Linklater lleva ganándose a pulso desde que comenzó a dirigir el reconocimiento que está recibiendo actualmente.  Con su segunda película Slacker (1991) comenzó toda une época de cine independiente norteamericano, siendo incluso una inspiración para Kevin Smith y su ya película de culto Clerks.  Slacker daba paso a una generación nueva. Dejando atrás el estilo de los 80 los 90 empezaban a perfilarse como la década del nihilismo norteamericano, la generación de los slackers. slacker ¿Pero qué es «slacker»? ¿Qué significa? Si buscamos en el diccionario, tanto en el Oxford como en el Collins encontraremos tres acepciones muy similares: 1) A person who shirks work or duty. Persona que elude el trabajo y el deber. 2) A person who evades military service in wartime. Persona que elude el servicio militar durante periodos de guerra. 3) (US, informal) A young person, typically in his or her twenties, variously regarded as indolent, unambitious, alienated, apathetic, etc. (EE. UU., informal) Persona joven, normalmente en la veintena, considerado como  indolente, sin ambición, alienado, apático, etc. Podemos observar que las tres acepciones están relacionadas. Si bien la que hace referencia al título de la película de Linklater es la última, es inevitable apreciar una evolución etimológica y semántica de la palabra. Si consultamos el diccionario etimológico online encontraremos que «slacker» se usaba ya a finales del siglo XIX. Y anteriores formas del término datan del siglo XVI, cuando se usaba para expresar «falta de energía». Durante la Primera Guerra Mundial el término «slacker» hacía referencia a las personas que eludían de distintas formas el servicio militar. Los que durante la guerra de Vietnam pasaron a ser «draft dodgers». draft A finales de los 80 y principios de los 90 el término comenzó a adquirir un sentido más propio y unificado, haciendo referencia a una subcultura que crecía de forma emergente. Y fue por medio del cine que este término fue ganando relevancia así como una identidad propia y particular. En Regreso al futuro (1985) el Sr. Strickland usa el término «slacker» para calificar la actitud de Marty McFly: https://www.youtube.com/watch?v=3ndJNXCkNxg Pero fue Richard Linklater con Slacker quien le otorgó el sentido y la identidad al término. En la película, que se caracteriza entre otras cosas por su innovadora estructura, podemos encontrar un gran número de personajes que entrarían perfectamente en la definición que el propio Linklater da del término en los extras que aparecen en una posterior edición del DVD. Un «slacker» es alguien que precisamente no quiere ser etiquetado como tal, porque no le gustan las etiquetas. Dedica su tiempo a hacer lo que verdaderamente les gusta, a soñar despierto, pues cree que este acto es el que original nuevas situaciones. Reniega del trabajo porque no está interesado en la movilidad social, y además alega que la mayoría de las enfermedades, tanto físicas como psicológicas, derivan del trabajo. Con este discurso podemos encontrar a uno de los personajes de la película: https://www.youtube.com/watch?v=RFZZEpNKjg0 A lo largo de la cinta nos topamos con personajes debatiendo sobre el sistema de votos y lo poco democrático que en realidad es; el significado oculto en lo dibujos animados y los mensajes que inserta en la mente de los niños; disertaciones conspiracionistas; teorías sobre el asesinato de J.F. Kennedy, etc. Prestando atención a toda esta red de conversaciones y de intercambio de ideas en las que se apoya la película, es imposible no pararse a reflexionar sobre la tercera acepción que aparece en el diccionario. ¿Realmente todos estos personajes no tienen ambiciones? ¿Están verdaderamente alienados?  Sí que percibo un tono apático en ellos, pero precisamente porque han sabido ir más allá, han sobrepasado los límites establecidos, se han parado a cuestionar hechos que los verdaderos «alienados» nunca cuestionarían. Encuentro entonces que «slacker» ha sido históricamente un término más bien peyorativo para referirse aquellos que son «diferentes», aquellos que se cuestionan cosas, aquellos que no siguen el camino marcado. Comenzando por designar así a todos los que en tiempos de guerra se negaron a acudir a las filas y llegando hasta hoy como un sinónimo de «vago» u «holgazán». Esto es solo otra muestra más de cómo se puede usar el lenguaje para condicionar los pensamientos y las ideas que los seres humanos tienen de otros. ¿Estás seguro de que tú no eres un «slacker»? slacker4